Saber liderar equipos en el sector turístico


Aunque la formación es algo básico en los líderes, también lo son la experiencia y las vivencias personales. En cualquier caso, se pueden desarrollar habilidades de liderazgo en el sector del turismo si se interiorizan aspectos clave en las relaciones de los profesionales que integran los distintos departamentos en un hotel, por ejemplo, o en una empresa organizadora de eventos del sector MICE.


Conviene recordar que es básico aprender de los errores y que el liderazgo va acompañado muchas veces de la toma de decisiones difíciles. Pensemos que es imposible ser perfecto: calcula los riesgos y utiliza la empatía para ponerte en los zapatos de los otros. Sólo a partir de estas premisas podremos desarrollar una estrategia basada en la colaboración, la confianza y la planificación estratégica.


Liderar bien tiene muchas ventajas para las empresas pues contar con líderes habilidosos redunda en la gestión más eficiente de los recursos, la optimización de los procesos y, la más importante, la motivación de las personas. Un manager ha de ser resiliente y firme, sin dejarse sobrepasar ante situaciones difíciles y llevando a los equipos desde el ejemplo...


En cualquier caso, es importante que los líderes conozcan los profesionales con los que trabajan y faciliten la comunicación con los equipos. Aunque esto es más complicado en el caso de empresas grandes, también se pueden establecer canales de comunicación en la distancia vía mail, teléfono, reuniones vía Skype y otro tipo de soportes. De lo que se trata en realidad es de que las personas se sientan escuchadas, inspiradas y empoderadas.


El líder, ¿nace o se hace?


Las empresas del sector turístico ya no buscan jefes en sus departamentos de RRHH. Lo que realmente se demanda es la captación de talento y liderazgo. La idea es encontrar a personas inspiradoras que tengan la capacidad de influir en los demás para conseguir los objetivos de negocio. La deducción es lógica: si un buen líder que enseña con el ejemplo se comunica y motiva a los empleados mejorará el ambiente de trabajo y se conseguirán los resultados de forma óptima.


Además, los managers del sector tienen carisma, son creativos y una capacidad de resolución que motiva a los demás. También tienen disciplina, son creativos y saben negociar. Estos nuevos perfiles han dejado de lado el mandato, el miedo o las jerarquías. El trabajador feliz es más rentable para la empresa porque es más productivo y está más motivado. Esto se debe en buena media del trabajo desarrollado por un buen líder.


Los retos de los nuevos líderes


En un entorno VUCA volátil, incierto, ambiguo y complejo establecer un retrato robot de cómo hay que actuar en cada situación es bastante complicado. Lo que está claro es que las estructuras de las empresas se han hecho más planas, las jerarquías se han roto y han nacido nuevas formas de relación entre los profesionales. Por ello, ya no basta con mandar y ordenar, es preciso liderar desde el ejemplo la escucha activa, la comunicación constante y la empatía.


Además, los managers han de propiciar la promoción dentro de sus equipos, ayudando a la promoción de otros profesionales y dando la sensación de credibilidad. Los cambios en un sector como el turismo, expuesto a las circunstancias adversas como el brote del coronavirus, conflictos armados o inestabilidad meteorológica, obligan a los líderes a estar actualizado de forma constante. Para ello, ha de optar por la formación continua, el aprendizaje, el reciclaje y la formación de calidad como la que ofertamos en UP Consultoría Empresarial. Gracias a ella, podrás obtener una visión global y adelantarte a los problemas que puedan surgir. Además, en un entorno de cambios la adaptación al cambio es fundamental tanto a nivel interno como entre sus equipos. Una nueva visión que vea oportunidades en los problemas que puedan surgir.


Tipos de líderes y de liderazgo


En muchas ocasiones se relaciona el trabajo del líder con la consecución de resultados, aunque no debería ser así porque un jefe motivador debe contar con cualidades positivas y otras relacionadas con la empresa, los empleados, los proveedores, los accionistas y el entorno. RSC, dignidad, honestidad, voluntariado y empatía son algunas de ellas.


Daniel Goleman, autor de Inteligencia emocional, sostiene que los líderes desarrollan competencias como autoconocimiento, autocontrol, motivación, empatía, relacionarse bien con los demás… Todos tienen ventajas y desventajas. Su eficacia dependerá en gran modo del contexto de aplicación. Según el modo en que cada uno las combine, y dependiendo de las circunstancias, resultan seis tipos o estilos de liderazgo, que también pueden operar simultáneamente:


Liderazgo coercitivo o autoritario: ‘Haz lo que yo te ordeno’.

Útil en situaciones de crisis y desconcierto. Si se prolonga en el tiempo, causa desmotivación y fuga de talento.


Liderazgo visionario u orientativo. ‘Ven conmigo’.

El líder define y explica la misión de la organización o del equipo y deja libertad sobre el modo de conseguirla. Muy apropiada cuando los colaboradores son expertos que en lo suyo saben más que el jefe. Puede no funcionar con personas con poca iniciativa.


El mentor, capacitador o formativo. ‘Inténtalo’.

Pone el foco no en las tareas diarias sino en acompañar a los empleados en su desarrollo personal: ayudarles a encontrar sus puntos débiles y fuertes. Invierte en la capacitación del equipo, muestra interés genuino por cada uno de ellos, permite equivocarse y fomenta la retroalimentación. Desventaja: exige mucho tiempo.


Liderazgo afiliativo. ‘Las personas son lo primero’.

Favorece las relaciones personales y la confianza entre los colaboradores. Eficaz cuando los colaboradores acaban de sufrir excesivas presiones o han perdido autoestima. Abusar de este estilo, o no dedicar a las personas el tiempo necesario, puede disminuir la productividad y causar desconcierto.


Liderazgo timonel, imitativo o ejemplarizante. ‘Haz lo que yo espero sin necesidad de que te lo cuente’.

El líder marca el rumbo de la organización y lo corrige y señala la velocidad de crucero. Predica con el ejemplo. Excelente para colaboradores bien capacitados y motivados. Para algunos, la alta exigencia puede resultar abrumadora.


Liderazgo democrático o participativo. ‘¿A ti qué te parece?’

Antes de adoptar una decisión, el líder pide la opinión de todos los implicados, la escucha y tiene en cuenta. Deja que los empleados decidan más sobre sus funciones y tengan las suficientes competencias para tomar decisiones. Este sistema facilita crear equipos flexibles y responsables, pero se adapta mal al carácter de profesionales que esperan que sea el jefe quien establezca las pautas.


Ventajas del mentoring empresarial:


· Mejora la confianza y motivación de los empleados

· Facilita el desarrollo de nuevas habilidades y competencias en los profesionales

· Mejora las relaciones interpersonales y las vuelve más productivas

· Permite trabajar la confianza y la motivación

· Mejora la detección del problema y la toma de decisiones al respecto

· Corrige situaciones molestas o problemas en el desempeño de la actividad diaria

· Optimiza los procesos y reduce el estrés

· Facilita la visión a medio y largo plazo de la organización


El mentoring también en turismo


Para llegar a ser un buen líder es importante mejorar en aspectos clave como la comunicación con los equipos y la ética. El turismo es un sector de personas y saber liderar es clave para mejorar la efectividad en las organizaciones.


Por ello, los líderes deben ser un referente en empatía y habilidades blandas, cualidades que están por encima de datos, productividad y competitividad. Al final de lo que se trata es de que cultura de empresa y valores estén alineados y que el capital humano de una organización se mueva en una misma dirección.


El líder del presente trabaja en organizaciones horizontales, es un facilitador de la comunicación y acompaña a sus equipos en un proceso que tiene que ver con la motivación y la potenciación del talento de todos sus compañeros.


8 visualizaciones0 comentarios