Impacto de la IA en los puestos de TI


En las organizaciones del siglo XXI existe una preocupación creciente en torno a la importancia que está cobrando la IA o inteligencia artificial en los procesos de la empresa. Esto es así porque la IA cuenta con una situación cada vez de mayor relevancia en cuanto a su confiabilidad, accesibilidad y poder en el general. Sin embargo, una preocupación que amenaza a los gerentes de las diferentes empresas y organizaciones es el costo que puede suponer este tipo de tecnología. Dicha preocupación nace de la opinión cada vez más extendida de que la IA es más eficiente en cuanto al rendimiento. Además, esta destacaría en cuanto a la confianza que proporciona con respecto a los equipos humanos. Situación actual Pese al miedo que pueda extenderse de manera apresurada entre el personal de tecnología de la información o TI no tienen nada que temer en el momento actual. Aunque el progreso experimentado en todos lo relativo a la inteligencia artificial ha sido amplio, esta tecnología se sigue encontrando con dificultadas que le impiden reemplazar por completo y cumplir con las funciones de un profesional de TI.

De lo que no cabe duda es de que, aunque la IA no cuenta con las características necesarias ni el rol central para sustituir por completo a los profesionales de la tecnología de la información, puede que las funciones de estos últimos varíen. La inteligencia artificial se está encargando, principalmente, de realizar funciones vinculadas a tareas computacionales pesadas.

El mejor resumen de toda esta situación es que, desde el momento actual y con el paso de los años, las actividades realizadas tanto por la IA como por los profesionales de los puestos de TI están cambiando. Nos encontramos en un punto en el que la IA está cambiando a pasos acelerados la relación existente entre los recursos humanos y las máquinas. Esto es principalmente en su forma de interactuar. Inteligencia artificial y recursos humanos Otra de las características que prepondera en la actualidad en el interior de las empresas y las organizaciones es que nos encontramos ante una combinación ganadora muy eficiente. La explicación de esto nace si se analiza la relación actual que experimentan ambas partes. Cada una de las posiciones se encarga y explota lo que mejor sabe hacer y lo que mejor se le da.

En esta ecuación las máquinas son las encargadas de automatizar y, por su parte, los recursos humanos de las empresas y organizaciones se ocupan de la parte de análisis. Entre las funciones encomendadas a la IA también puede mencionarse el anteriormente encomendado a los especialistas de soporte.

En lo relativo al soporte se estima que las empresas y las organizaciones apuesten cada vez más por la proporción de respuestas autogeneradas. Todo ello con el fin de resolver cualquier cuestión que le surja al usuario en materia de tecnología.

Esto es posible a día de hoy porque los sistemas de inteligencia artificial automatizados permiten dar respuesta y establecer comunicación con los usuarios finales para dar solución a sus problemas. Con el paso del tiempo, en los sistemas se están trasformando en otros cada vez más sofisticados.

2 visualizaciones0 comentarios