El liderazgo de la Alta Dirección en la ISO 9001


Lo relativo al liderazgo recogido en la norma ISO 9001 es totalmente aplicable tanto a la alta dirección de la empresa u organización como al resto de líderes de los diferentes niveles de la compañía. Este conjunto de líderes abarca desde el consejo de administración hasta el primero de los niveles de supervisión.


El liderazgo cuenta con un importante papel a la hora de llevar a cabo una gestión eficaz de la calidad. De este modo, será posible la creación de valor en el interior de la compañía y para las partes interesadas, mediante la mejora continua y la satisfacción de los clientes y clientas.

La ISO 9000 define a la alta dirección como aquella “persona o grupo de personas que dirige y controla la Organización al más alto nivel”. Siguiendo esta definición, será la alta dirección la que marque el rumbo que ha de seguir la empresa, llevándola hacia una meta determinada.


Entre las tareas o funciones de la alta dirección también se destaca la definición de objetivos; el modo en que se usarán los recursos disponibles; y, además, deberá encargarse de inspirar y motivar al distinto personal de la organización con el objetivo de alcanzar las metas propuestas de la mejor forma posible. Junto a estos elementos, la alta dirección de la empresa ejerce la representación legal de la misma, respondiendo en su nombre y siendo la responsable de la toma de decisiones de mayor importancia y dificultad.

Alta dirección

La alta dirección, en línea con lo anteriormente expuesto, será la que decida si es preciso llevar a cabo la implementación de la norma ISO 9001:2015 en la organización o no. Así queda definido en la primera fase de dicha norma, dejando reflejado textualmente que “la adopción de un sistema de gestión de la calidad es una decisión estratégica para una organización”.


Además, el estándar internacional ISO 9001 lleva a cabo la definición de un enfoque que sea sistemático, normalizado y adaptable a la gestión de la calidad en el interior de la empresa u organización en cuestión. Mediante un sistema de gestión de la calidad de este tipo la compañía tendrá la capacidad de mejorar el desempeño de su actividad; entender y satisfacer las necesidades y expectativas de los clientes con respecto a sus productos y servicios, aumentando en lo posible la satisfacción de estos; y, además, podrá suministrar de manera consistente los mencionados productos o servicios.

Propuesta de valor de la ISO 9001

En la propuesta de valor de la ISO 9001 se recogen una serie de mecanismos de evaluación de cara a que las empresas y organizaciones puedan llegar a demostrar la capacidad con la que cuentan para cumplir con los resultados propuestos, demostrando confianza a terceros mediante la certificación. En un primer momento, la norma ISO 9001 se diseñó para que cualquier compañía pudiera hacer uso de ella.


Con ello, podría ser implementada en cualquier parte del mundo ostentando validez y reconocimiento internacionalmente. Dicho reconocimiento estaría presente a cualquier nivel social, otorgando una mejora de la reputación y del prestigio de la compañía que se certificase.

Aplicación de la norma

La aplicación de la norma ISO 9001 constituye un refuerzo de la ventaja competitiva de la empresa. Esto permitirá la captación de nuevos clientes y la fidelización de los ya existentes.


Además, aplicar este estándar de prestigio internacional permite la creación de valor mediante la entrada a diferentes mercados. Será posible mantener la propuesta de valor de la compañía adoptando distintos procesos que estimulen a mejora continua.

8 visualizaciones0 comentarios