Sostenibilidad Empresarial


En la actualidad la gran mayoría de los programas de Desarrollo Sostenible de las empresas del sector turístico no pasan más allá de programas de un tinte ecológico incluyendo en algunas ocasiones matices de responsabilidad social.

No es suficiente ver el Desarrollo Sostenible/Sustentable como simple filantropía sino como una ventana estratégica. El ambientalismo moderno está muy enfocado no tanto en conservación sino en cómo mitigar el cambio climático. Esto invariablemente, no se trata de un problema 100% ambiental sino más bien social y económico, por lo tanto, la sostenibilidad tiene que ir enfocada en resolver problemas sociales y económicos.

La Sostenibilidad es preservar la capacidad de crear bienestar, por lo tanto, cuando se dice que hay un interés en ella debe entenderse que hay un interés en invertir; cualquier inversión tiene que tener un impacto social y económico que por ende genere un beneficio ambiental; ante este panorama en gran medida, la responsabilidad de un desarrollo sostenible de un destino turístico recae sobre la iniciativa privada.

¿Cuáles son las acciones básicas que cualquier proyecto debe considerar?

¿Cuáles son sus beneficios?

Desde hace tiempo el término de sustentabilidad viene consolidándose en el marco de la toma de decisiones empresarias. Si bien el término se originó en los países desarrollados ha tomado una importancia crucial en toda América Latina.

El sector empresario, donde gran parte de las multinacionales lideran el mercado, cuentan con interesantes programas originados en sus casas matrices. Estas políticas son materia obligatoria en las filiales de nuestro país, más allá de la normativa local, muchas veces más permisiva y desactualizada que en los países desarrollados. Sin ir más lejos se piensa que la sustentabilidad es un concepto que se cumple pintando una escuela, plantando un árbol con los niños, limpiando una playa o financiando algún proyecto de investigación; si bien todas estas acciones, y otras muchas más, son muy loables y necesarias para la comunidad, eso no implica que la empresa esté transitando un camino hacia la sustentabilidad.

Para ello es necesario que los tres pilares caminen juntos: social, económico y ambiental, cada uno con su importancia, pero sin que ninguno de ellos sea relegado por el otro.

Pero esto no basta. Si queremos un país, no ya una empresa o conjunto de empresas, que sea sustentable debemos abocarnos a trabajar no sólo en normativas (que las hay y en forma abundante) sino también en su cumplimiento. Los organismos de control, en especial los nacionales y estatales, desafortunadamente la mayoría de las veces no ejercen su cometido; tengamos en cuenta que a cargo de estos organismos no está una persona de reconocidos antecedentes en la materia, sino que el puesto es ocupado por personas a quienes se debe un favor político. Así el compromiso del funcionario no es lo suficientemente fuerte para llevar adelante acciones que, por cierto, desde el punto de vista de la política no cuentan con la importancia que debieran, pero desde la perspectiva social se han transformado en items cruciales.

Debemos comprender que el Siglo XXI está transitando caminos de dificultades antes nunca vistos pues el “gasto” de los recursos naturales sobrepasa con creces las capacidades de reposición de la Naturaleza. Sin lugar a dudas la humanidad debe ahorrar recursos, pero sobre todo debe utilizar menos la capacidad recicladora que nos brinda el planeta Tierra.

Para solucionar estos problemas debemos comprender que las acciones pasan por cada uno de nosotros. No serán los gobiernos nacionales o internacionales los que solucionarán los problemas ambientales –y que tampoco se van a solucionar solos– sino la acción individual de cada uno de los habitantes de la Tierra. Ya sea en nuestra propia casa, en nuestro trabajo o en las actividades de ocio que como individuos deberíamos modificar nuestra conducta. Esto sin duda llevará tiempo y serán las generaciones futuras las que verán los resultados, pero es esta generación la que debe comenzar a dar los primeros pasos para que el cambio comience. Si no lo hacemos seguramente colapsarán los sistemas naturales, y seguidamente a consecuencia de ello colapsará el sistema económico y el social.

El principal problema de la Sustentabilidad Empresarial, es el enfoque ambiental que se le ha dado; las empresas no solo deben darle un peso de prevención de la contaminación y los residuos, sino que también deben poner mucho énfasis en el respeto a los derechos laborales y a la responsabilidad social en las comunidades.


4 views
  • asesoria priyectos turismo y hoteles
  • Twitter - White Circle
  • Facebook - White Circle

© 2014 - 2020 por UP Consultoría Empresarial ®