La revolución robótica llega a los hoteles

Pablo García, Spark Les Roches


Tomar un cóctel mezclado por un robot ya no es pura ciencia ficción, y los nuevos avances tecnológicos están a la vuelta de la esquina. A medida que el Internet de las cosas (IoT) evoluciona, nos adentramos en una nueva era: la era de la colaboración entre humanos y máquinas. En medio de la actual ola de innovación, analizamos las tendencias más prometedoras para el sector hospitality.


El sector hospitality siempre ha estado a la vanguardia de la innovación. En las cocinas, la mayoría de las empresas de restauración se anticiparon a adoptar las ollas a presión multifunción y los hornos de vapor. Ahora, existen hornos automáticos que pueden adaptar el proceso de cocción a los alimentos y a la textura de estos.


Por otro lado, con la impresión en 3D y el corte por chorro de agua, que permite cortar materiales de distintas durezas, el cielo es el límite de la creatividad en este sector. La trazabilidad inteligente y las soluciones de control de la temperatura que garantizan la calidad de los productos cocinados cuando se sirven a los clientes son algunos de los avances más esperados en la restauración colectiva. Esta nueva herramienta tecnológica nos ayudaría a controlar mejor el impacto medioambiental provocado por el desperdicio de alimentos, al permitir que los excedentes de la cocina se certifiquen más fácilmente como seguros para el consumo humano.


Tareas repetitivas

Sin embargo, en las tareas repetitivas es donde realmente destaca la asistencia robótica. En Spark, el centro de innovación creado por Les Roches, trabajamos con FANUC, líder mundial en automatización industrial, en la creación de robots colaborativos para el sector hospitality.


Además, nuestros equipos participan en proyectos de investigación de otra empresa del ámbito de la restauración, el grupo suizo Smyze, que ha desarrollado un innovador servicio de café y bebidas basado en robots. Los clientes hacen sus pedidos a través de una pantalla táctil o de un móvil de modo que el robot barista es capaz incluso de mezclar cócteles. El algoritmo de la máquina da consejos, teniendo en cuenta su conocimiento sobre los gustos de los clientes.


La vinculación de los sistemas con el personal de servicio representa una importante fuente de innovación, con el objetivo de ir un paso por delante de las necesidades de cada cliente. Las posibles aplicaciones de este enfoque incluyen que la recepción de un hotel pueda saludar a un nuevo huésped por su nombre en lugar de tener que preguntárselo, que el personal sea notificado a través de su teléfono móvil de que un huésped VIP está a punto de llegar, y que un restaurante de primera categoría conozca de antemano no sólo las posibles alergias o intolerancias alimentarias de sus clientes, sino también el tipo de comida que les gustaría según sus preferencias anteriores.


Reconocimiento instantáneo con dimensión emocional

PRE:MIND es un socio de Spark que está desarrollando un sistema de reconocimiento instantáneo que además incorpora una dimensión emocional. El personal es informado de la persona con la que está tratando mediante una etiqueta del tamaño de una moneda conectada a la pantalla de un teléfono móvil. La solución se basa en datos que el cliente acepta proporcionar a cambio de una experiencia única.


Al igual que nos interesa adherirnos a los programas de fidelización, los beneficios que obtenemos al compartir nuestros datos son sustanciales. Está claro que la inteligencia artificial y el IoT (internet de las cosas) no plantean ningún problema en sí mismos; lo que puede ser problemático es cómo se recogen y protegen los datos.


Por último, otra línea de investigación prometedora es el desarrollo de las habilidades sociales de un robot o una aplicación (soft skills). En Spark, por ejemplo, estamos investigando cómo detectar las emociones humanas y así medir la satisfacción del cliente o predecir su personalidad. En hospitality, al igual que en muchos otros ámbitos, la imaginación es el único límite del potencial futuro. Como dijo Henry Ford sobre la innovación en la industria del motor: «Si hubiera preguntado a la gente qué quería, habrían dicho que caballos más rápidos».


6 views0 comments