Estrategia, liderazgo y gobernanza en la transformación digital


Transformación digital

Un proceso de transformación digital necesitará de la convicción completa de la alta dirección y mandos intermedios, así como una minuciosa planificación. Su puesta en marcha estará determinada por la capacidad de liderazgo de sus responsables y la buena gobernanza que se aplique en el proceso.


Cada uno de estos componentes será imprescindible para obtener los resultados esperados de la transformación digital de la organización.


El proceso puede requerir mucho esfuerzo, lo sabemos, pero también sabemos que los beneficios que trae consigo para la organización superan con creces la inversión realizada.


Una adecuada transformación digital, con objetivos bien definidos, adecuadamente planificada y gestionada aportará, entre otras cosas:

  • Reducción de costos en el medio y largo plazo

  • Aumento de la productividad de todas las áreas de la organización

  • Aumento de las oportunidades de negocio

  • Aumento de la satisfacción del cliente y los colaboradores

  • Aumento del potencial de la marca para asumir nuevos retos

  • Reducción de los tiempos de respuesta y reacción ante cambios imprevistos

  • Aumento en la agilidad en la gestión de todas las áreas

  • Aumento de la eficacia en la comunicación interna y externa

  • Mejora de la reputación organizacional y su imagen de marca

Para conseguirlo debemos prestar atención a los tres puntos clave para el éxito y comenzar con una planificación y estrategia impecables será esencial para que todo lo que ocurra después aporte el resultado esperado.


Estrategia en la transformación digital:

En los últimos años se han lanzado muchos estudios acerca de las claves de la transformación digital y, en su mayoría, las conclusiones son muy similares. La estrategia es el motor de la transformación digital, con mayor peso incluso que la tecnología empleada.


La estrategia de transformación digital no puede estar centrada en tecnologías individuales como podemos encontrar en las organizaciones que habitualmente fracasan en sus intentos. La estrategia de transformación digital debe ser completa, integrada, contar con una visión global de la organización y no depender de una u otra tecnología concreta para ciertas áreas.


Tal como hablamos en artículos anteriores, la transformación digital no consiste en adquirir un software o utilizar servicios en la nube si no en un cambio cultural integral que ha de estar guiado por objetivos bien definidos. Esta estrategia, como cualquier otra, deberá contemplar todas las dimensiones de la organización, todas las partes implicadas y tener en cuenta desde la perspectiva financiera hasta la de las personas.


La adquisición de talento, mejora de competencias y la retención del mismo será clave para implementar una estrategia de transformación digital con éxito.


Liderazgo en la transformación digital:

Una vez contamos con la implicación de la alta dirección, completamente convencida de la necesidad del cambio cultural necesario para la transformación digital y una estrategia minuciosa, será necesario un liderazgo ejemplar que impulse el cambio y rompa las barreras que se presentarán en el camino.


Serán necesarias personas con perfiles altamente tecnológicos, maduras, orientadas a objetivos y con alta capacidad de resolución de problemas. Sin embargo, el mayor valor de estas personas reside en su capacidad de motivar e influir en las personas.


Recordemos que una de las principales barreras para la transformación digital es la resistencia al cambio. Se trata de algo complejo de superar ya que hablamos de personas, hábitos, miedos y la propia capacidad de adaptación de todos los integrantes de la organización. Cuando esta resistencia al cambio, además, se presenta en responsables de equipos, líderes de procesos u otro tipo de mandos intermedios, se hace imprescindible actuar rápidamente y de forma decisiva.


Al igual que el cambio cultural debe permear desde la alta dirección hasta las capas inferiores de la organización, el proyecto de transformación digital ha de ser interiorizado por cada responsable, y este, a su vez, ser capaz de transmitirlo adecuadamente.


Gobernanza en la transformación digital:

Durante el proceso de transformación digital y una vez este esté implementado, será fundamental contar con los medios necesarios para supervisar, realizar un seguimiento y mejorar de forma continuada. Para conseguirlo, será necesario implementar un sistema de gobernanza excelente que nos permita, entre otras cosas:

  • Guiar el proceso de transformación digital hacia los objetivos establecidos

  • Controlar y actuar sobre los plazos de implementación y ejecución de cada paso

  • Verificar que los resultados obtenidos de la digitalización de cada proceso son los esperados

  • Comprobar el grado de mejora obtenido en cada proceso tras la transformación.

Con el avance de la transformación digital de la organización, los propios órganos de control y procesos relacionados con la gobernanza, deberán evolucionar y adoptar las medidas necesarias, definiendo nuevos procesos de control, normas, buenas prácticas y reglas adaptadas a la nueva realidad de la organización.


En este sentido y gracias a las nuevas oportunidades que brindará la transformación digital, la alta dirección contará con nuevas herramientas de análisis de datos que permitirán tomar decisiones más acertadas y de forma más rápida.


6 views0 comments